Sólo para caballeros

Inicio / Acerca de tí / Sólo para caballeros

Sólo para caballeros

ALTERACIONES SEXUALES Y REPRODUCTIVAS EN LOS VARONES CON SOBREPESO Y OBESIDAD.

Siempre se ha hablado de los efectos sexuales de la obesidad en las mujeres y en pocas ocasiones se ha hecho mención en este rubro a los hombres.

En esta ocasión se abordará con profundidad la importancia que tiene la obesidad y las alteraciones sexuales y reproductivas   en los varones.

Existen varia vías finamente alteradas en la estimulación, síntesis y liberación de espermatozoides y testosterona.

Glándulas mamarias masculinas desarrolladas.

A continuación se enlistarán las series de eventos hormonales que producen alteraciones en la testosterona y en los espermatozoides así como algunos cambios físicos que nota el hombre al subir de peso:

  • En el varón obeso se eleva de manera anormal los niveles de la hormona estradiol lo que produce el desarrollo de las glándulas mamarias en el hombre.
  • En el varón obeso se disminuyen las hormonas gonadotropinas (son hormonas secretadas por la hipófisis), produciendo una disminución de la formación de testosterona y espermatozoides.
  • En los sujetos obesos se presenta una elevación anormal de insulina en la sangre, lo que hace que se disminuya en el hígado una proteína que transporta en la circulación a la testosterona, esto se traduce, en una baja concentración de testosterona en la sangre.
  • En la obesidad se incrementan las concentraciones de la leptina (hormona del tejido adiposo o graso), que por varia vías hormonales inhibe la secreción de la testosterona en el testículo.

INFERTILIDAD

Todas estas alteraciones hormonales inducen un círculo vicioso en el cual a menor concentración de testosterona circulante, existe mayor cantidad de grasa en las vísceras (zona del abdomen).

Infertilidad masculina
Infertilidad masculina

Esta situación hace que el testículo presente una incapacidad para realizar sus funciones normales de acuerdo a la edad del individuo, es decir producir testosterona o espermatozoides o ambos.

Al disminuir la cantidad de testosterona en el varón obeso, contribuye a incrementar cada vez más la grasa corporal, lo que a su vez perpetúa la alteración del mecanismo de producción de testosterona testicular.

Todo lo anterior hace que se disminuyan los parámetros normales de los espermatozoides lo se traduce en infertilidad masculina.

Se han llevado a cabo estudios en donde se muestra que para tener mayor éxito para lograr un embarazo, la concentración espermática tiene que ser mayor o igual a 55millones/ml. sin embargo, en los varones obesos se han contabilizado concentraciones por debajo de 40 millones/ ml. lo que se traduce en una menor capacidad para concebir y por ende en sub-fertilidad.

Otra causa del menor potencial reproductivo de los obesos podría ser la deficiencia de zinc que presentan estos sujetos. El zinc resulta indispensable para el mantenimiento, síntesis y la liberación de los espermatozoides, también interviene en la regulación del movimiento de los mismos, todo esto afecta a los procesos que intervienen en la reproducción.

Óvulo y espermatozoide
Óvulo y espermatozoide

Todos los cambios hormonales anteriormente mencionados pueden revertirse con la pérdida de peso de lo cual restauraría la fertilidad.

La apnea del sueño (trastorno del sueño que se caracteriza por interrupciones de la respiración que duran 10 segundos o más mientras se duerme), que se presenta frecuentemente en los sujetos obesos, se ha asociado con el desarrollo de infertilidad.

La testosterona posee un ritmo circadiano en el cual existe un pico en su secreción entre las 6 y las 8 am. y una disminución entre las 6 y las 8 pm.

En condiciones normales de sueño, en los varones se presenta una estimulación nocturna de la producción y secreción de una hormona producida en la hipófisis llamada hormona luteinizante, esta tiene importancia porque regula los ciclos de la secreción de testosterona.

La apnea fragmenta el sueño, lo cual interrumpe la función hipotálamo-hipófisis-testículo con la consecuente alteración en la secreción de la hormona luteinizante inhibiéndose entonces el ritmo de la secreción de testosterona.

DISFUNCIÓN SEXUAL

Disfunción sexual masculina
Disfunción sexual masculina

La disfunción sexual masculina incluye un amplio espectro de alteraciones que incluyen a la disfunción eréctil, a la perdida en el interés o deseo sexual y a las alteraciones del orgasmo y de la eyaculación.

La incidencia de la disfunción sexual se incrementa con la edad y se asocia con varias enfermedades como diabetes, síndrome metabólico, hipertensión arterial, enfermedad cardiovascular y obesidad.

En la obesidad se puede afectar la función sexual mediante la alteración de la concentraciones de las hormonas sexuales, las cuales como ya mencionamos se incrementa las alteraciones en relación directa al aumento de peso.

Se ha visto que se puede presentar hasta en un 50% algún grado de disfunción eréctil en los hombres de entre cuarenta y setenta años, la cual esta relacionada con la falta o la actividad del oxido nítrico.

Estos síntomas aumentan en los hombres obesos: cuando el peso incrementa la función sexual disminuye, habiéndose estimado que los sujetos con obesidad mórbida (que tienen más del 50% del peso ideal) presentan la misma perdida de la función sexual que los sujetos que no son obesos pero que son 20 años más viejos.

Cuando el IMC supera 28.7, el riesgo de presentar disfunción eréctil es de mas del 30% más que lo observado en aquellos sujetos cuyo IMC es 23.2 o menor.

Los mecanismos que relacionan a la obesidad con la disfunción sexual es multifactorial, se ha relacionado con la presencia de obesidad abdominal o central o de manzana (circunferencia de cintura igual o mayor a 94 cm en el hombre), elevados niveles de glucosa (azúcar) en sangre en ayuno, altos niveles en sangre de triglicéridos (tipo de grasa que circula en la sangre), bajos niveles en la sangre de colesterol de alta densidad (colesterol bueno) e hipertensión arterial.

La adiposidad central, asociada al síndrome metabólico (triada: obesidad-diabetes-hipertensión arterial) conducen a alteraciones metabólicas que se traducen en daño de los vasos sanguíneo peneanos.

Exceso de peso
Exceso de peso

Se ha demostrado que en los sujetos con síndrome metabólico la presentación de disfunción eréctil alcanza a más del 90% de los casos.

Por otro lado, también se ha encontrado que el hallazgo de concentraciones bajas de testosterona podría predecir el desarrollo de síndrome metabólico aunque el sujeto no sea obeso en ese momento.

También en los obesos, el incremento crónico de la presión abdominal, podría eventualmente causar una falla progresiva de las válvulas de las venas espermáticas, que ocasionaría insuficiencia venosa y secundariamente causaría el daño prostático aumentando el tamaño y a largo plazo podría producir cáncer de próstata.

Los estudios epidemiológicos han demostrado que los cambios sostenidos en el estilo de vida que inducen la pérdida de peso e incrementan la actividad física se han asociado con una mejoría en: todas las alteraciones sexuales y reproductivas incluyendo la función eréctil en los hombres obesos. Conforme el peso disminuye, existe una mejoría ostensible en todos los aspectos de la función sexual.

Se ha llegado a la conclusión de que con la disminución de peso con dieta balanceada y ejercicio se mejora todas las funciones sexuales alcanzando lo que se estima como normal para la edad.

Deja un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada